Inteligencia Competitiva

Inteligencia colectiva, ¿y qué más?

De forma resumida, se puede definir la inteligencia colectiva como una forma de inteligencia detectada desde que surge de la colaboración entre individuos de un mismo colectivo. La ayuda y colaboración entre diferentes tipos de individuos ha sido un factor clave para resolver problemas desde que el “hombre es hombre”. Por tanto, podemos resumir diciendo que, el ser humano (como colectivo) necesita colaborar, compartir, comunicar y por supuesto, nutrirse de información de otros que complementen la formación individual de cada uno de los miembros de este grupo.

Existen otras muchas definiciones independientemente del entorno en el que se apliquen, tales como que la inteligencia colectiva está destinada a conseguir “la sugerencia perfecta”, debe ser vista como “una empresa humana”, que hace que el planeta sea “una maquina que aprende”, entre otras. Centrando el término en la ciencia de la computación y de la cibernética, surge a partir de éste término el concepto Web 2.0 y a su vez, se crean infinidad de plataformas que ayudan a los individuos a generar sus propios colectivos y a mejorar su propia inteligencia colectiva. Una definición, que a mi parecer, es muy acertada del concepto Web 2.0, es que es la web de los seres humanos. Sobre éste, el concepto inteligencia colectiva se fortalece y se ve impulsado ya que, permite conectar de una forma sencilla a grandes masas de individuos afines por diferentes factores, tales como aficiones, conocimiento, intereses, etc. La utilización de Internet como ‘metacanal’ (canal de canales) evita aquellas limitaciones y barreras que se encuentran el mundo ‘offline’, tales como la geografía, el tiempo de respuesta, entre otros. Además la especialización y profesionalización que están experimentando los canales que actualmente se ofrecen en Internet, han ayudado exponencialmente a que las personas se profesionalicen en cuanto a la búsqueda de usuarios afines a ellos mismos, ya sea porque la información que ofrecen es buena para ellos, o bien, porque son afines por cualquier criterio.

“La inteligencia colectiva, hace que uno mas uno ya no sea dos, sino mucho más”

En Internet, como sabemos, existen infinidad de redes sociales sectoriales que ofrecen a los usuarios la posibilidad de “conectarse” con otros afines a ellos, así como ser partícipes del conocimiento de otros del mismo grupo. Si se hace una clasificación de tipo de red social desde el punto de vista de la relación que en ellas se ejerce, se pueden destacar desarrollar el siguiente esquema:

  • Redes sociales humanas: son aquellas que centran su actividad principal en fomentar las relaciones entre personas uniendo a éstos según su perfil social, aficiones, sus gustos, lugares de residencia, centros estudio y trabajo, viajes, y actividades. Como ejemplo de este tipo de redes sociales se pueden destacar Dopplr, Youare, Tuenti, entre otras.
  • Redes sociales de contenidos: en este caso la relación entre individuos se centra principalmente a través del contenido publicado, ya sea a través de artículos, notas, opiniones o bien, con los propios objetos que cada usuario posee, tales como ficheros. Entre otros, los ejemplo más significativos para simbolizar este tipo de redes sociales, se encuentrar Scribd, Flickr, Dipity, Friendster, FileRide, etc.
  • Redes sociales de Objetos (también llamadas Inertes): este tipo de red social conforma un sector novedoso dentro de este tipo de canales. El objetivo principal de éstas es unir marcas, automóviles, lugares, etc. Entre este tipo de red social destacan las relacionadas con difuntos, siendo éstos los sujetos principales de la red. Uno de los ejemplos más llamativos es la llamada Respectance.

Existen como se indica anteriormente, una amplia variedad de clasificaciones y nombres diferentes para definir el mismo escenario. Entre esas clasificaciones, podríamos encontrar las que están clasificadas por su público objetivo y temática, en ellas se destacan las redes sociales horizontales y las verticales (profesionales, de ocio, etc.). Otra clasificación bastante estandarizada es la que dependen de su localización geográfica, en ella se enumeran las redes sociales sedentarias y nómadas, en la que la relación que se genera entre los usuarios está centrada en la localización geográfica de los mismos, siendo éste un factor principal para potenciar esa colaboración y ayuda entre ellos.

Una vez que se han definido el concepto y las plataformas, los beneficios que un individuo obtiene de la inteligencia colectiva son principalmente en maximizar su conocimiento, compartir y participar en experiencias (propias y ajenas), acceder a colectivos de forma sencilla, participar activamente, ser escuchado, y por supuesto, aprovecharse de las barreras que Internet salva para estar presente en varios escenarios a nivel mundial cómodamente.

Ahora bien, ¿cuáles son las claves para mejorar la inteligencia colectiva?

Debido al crecimiento exponencial sufrido por estos medios (los de la Web 2.0) y su participación en ellas de los usuarios ,surge el concepto Web 3.0 (la web de las máquinas). Este concepto está basado principalmente en una actividad liderada por la tecnología que permite el control de grandes masas de usuarios con un mínimo esfuerzo humano.

“Ya no sólo quiero estar conectado, sino que necesito gestionar perfectamente qué es lo que pasa en mi entorno online”

Consideramos pues que, las relaciones entre usuarios están muy establecidas, muy maduras y por tanto, el éxito radica en conocer exactamente el comportamiento de éstos frente a diversas situaciones, este es un proceso que puede ser deseado tanto por un particular como por una empresa. Debido a que la tecnología basada en inteligencia artificial aún no está madura, se requiere como mínimo el control analítico y morfosintáctico de todo lo que sucede entre los individuos con el objetivo de adaptar la “conversación” y hacerla más afín a ellos, a todo esto se conoce con el nombre de inteligencia competitiva.

Se puede concluir este artículo diciendo que el usuario se encuentra ya en un grado de madurez, tanto de formación como de relaciones, bastante elevado y es necesario apostar por contenidos específicos y contrastados a cada uno de ellos. Pasamos entonces de la inteligencia colectiva a la inteligencia competitiva.

Estándar